31 julio 2009
Autor admin
Conmocionó a la comunidad web el anuncio de la nueva alianza entre Yahoo! y Microsoft. Hasta se ha acuñado una nueva palabra: Microhoo. Se trata de una fusión estratégica en el campo la publicidad online por parte de ambos emporios. Mientras que Yahoo! aportará soporte técnico para el desarrollo de Bing, el buscador de Microsoft, Microsoft se encargará de las ventas publicitarias, y acordó entregarle a Yahoo! hasta el 88% de lo recaudado por estos conceptos. A partir de este momento, será Bing el buscador oficial de ambas empresas. Por su parte, El acuerdo se firmó por diez años, y tendrá alcance mundial.

Como especialista en SEO, surgen varias preguntas que no encuentran respuesta al menos en lo inmediato. Cómo afectará las campañas de Adwords que podamos encarar de ahora en más. Por lo pronto, los ejecutivos responsables auguran una merma en el porcentaje de share que se lleva Google de la torta publicitaria, quien mantiene cautivo un gigantesco 65% del mercado de las búsquedas en los Estados Unidos, mientras que los nuevos socios combinados se llevan el 28%. Un eufórico Steve Ballmer asegura que ahora la gente tendrá una nueva opción de número dos, en lo que hace a alternativas publicitarias.

No cabe duda que al pautar una campaña de Adwords eficiente, siempre conviene pautar en Google, como así también en Yahoo Search Marketing. Pero nos preguntamos, a partir de ahora, cuál deberá ser la estrategia a seguir por parte de los anunciantes. Además, ¿cómo influirá él acuerdo en el perfil de los usuarios?

Este cambio en el panorama de los grandes buscadores y portales presenta una oportunidad interesante para presenciar la dinámica del comportamiento del mercado, y poder comprender la motivación de los usuarios al seleccionar uno u otro motor de búsqueda. ¿Podrá la nueva tecnología de Yahoo! aplicada a Bing arrastrar un número importante de consumidores? Si hasta ahora la mayoría se inclina por Google, ¿podrá este cambio en el rumbo empresarial realmente producir algún resultado visible para los navegantes? Es decir, cómo influirá esto en su experiencia de búsqueda, y finalmente cómo se compondrá el perfil de los usuarios de Microhoo. A los fines del SEO, estas son cuestiones importantes que en términos prácticos repercuten profundamente a la hora de diseñar una campaña de publicidad online, por ejemplo, y concretamente, qué keywords usar para este nuevo público y con qué estrategia diseñar los enlaces patrocinados. Pequeñas cuestiones, que pueden llegar a tener mucho peso a la hora de valorar los resultados de una campaña.

 

30 julio 2009
Autor admin

 

La actividad de la publicidad online requiere accionar en diversos frentes. Algunos tienen más relación con labores de carácter técnico y de programación, otros, se encuentran más vinculados con el diseño, pero también es necesario contar con personal idóneo en redacción publicitaria y gestión de contenidos. Es fácil ver cómo, al hacerse más compleja la actividad, la publicidad online ya no puede depender de una sola persona. Al despegarse del amateurismo inicial, en el que estaba permitido hacer casi cualquier cosa, para la actividad de la publicidad online, hasta el contacto con el cliente debe tomar niveles de profesionalismo como nunca antes.

Como resultado de este proceso, las empresas de publicidad online que logran sobrevivir su adolescencia y progresan con éxito se han convertido en complejos sistemas donde la persona a cargo debe tener ciertas características distintivas del personal ejecutivo. Quizás pueda no tener un nivel de excelencia en alguno de los aspectos mencionados, pero es necesario que cuente con personal a cargo que efectivamente sepa qué es lo que hace. Y esa es la habilidad más importante y más difícil de conseguir en un ejecutivo.

Quien está a cargo de una empresa de publicidad online debe saber coordinar la multiplicidad de acciones tendientes al incremento de tráfico y de ventas, y darles la coherencia necesaria para que la inversión del cliente rinda sus frutos. Por ejemplo sería lamentable que contara con asesores que multipliquen el tráfico gracias a una eficiente campaña de Adwords, si quien está a cargo de la programación no hace su tarea eficientemente, o a destiempo, el esfuerzo será en vano. Todos conocemos la frustrante experiencia de seguir un enlace patrocinado para encontrarnos con un sitio que no cumple con las expectativas –que tarda en cargar, o que no se puede navegar.

El éxito de las gestiones de publicidad online no sólo se debe a una planificación inteligente de las acciones, sino a la conformación exitosa de un grupo de trabajo. Comprender las necesidades del cliente es tan importante como poseer las habilidades técnicas para posicionar una página al tope de los buscadores. Pero este grupo de trabajo debe también incluir al cliente. De esta manera, nos aseguramos la unificación de los objetivos, por parte de todos los involucrados, y además de esta manera podremos confiar que le estaremos dando al cliente lo que está buscando. Verdaderamente, atravesar esta etapa evolutiva es lo que convierte a los proyectos en una consultoría integral en marketing online.

29 julio 2009
Autor admin

De una manera casi filosófica podemos preguntarnos, ¿cuál es el objetivo principal de un sitio? Desde el punto de vista del dueño, es decir de quién la creó, puede ser vender, darse a conocer, compartir contenidos o invitar a alguien a bajar una aplicación por ejemplo. Pero para los que se dedican al SEO, ese no es el objetivo principal de un sitio. No importa a lo que se dedique, nosotros como SEO queremos que rankee alto en Google –y si es posible en los otros buscadores también. Nótese que ni siquiera hablamos de márketing o promoción. Eso es SEM. El que hace SEO quiere que la página tenga una ubicación natural destacada en los buscadores.

Pero, cuando el cliente se acerca a nosotros con esta demanda, la de generar tráfico en su sitio, ya trae su sito armado, en gran parte, y nos dice simplemente “Ponlo bien alto en los buscadores”. Y con eso tenemos que arreglarnos. Pero a veces querer rankear ciertos sitios es como poner a un gordo a escalar una montaña. Lo primero es que haga dieta.

Acá es cuando entra el diseño de un sitio. Cada vez más el diseño de páginas web busca menos efectos rimbombantes y más efectividad. A veces existen sitios visualmente poco atractivos, pero que rankean muy bien. Por supuesto, lo ideal es conseguir ambos requisitos. Este cometido es más sencillo de lograr si diseñamos el sitio destinado al posicionamiento en los buscadores.

No es necesario rever la receta de cómo construir un sitio web eficiente para los bots. El problema surge al tratar de adaptar los sitios hechos por terceros y optimizarlos para su posicionamiento en los buscadores. Aquí surge la pregunta. Vemos que el sitio necesita un rediseño importante. ¿Cómo lo encaramos con el cliente?

Imaginemos que decidamos no tocar el tema de diseño, y nos hagamos cargo del SEO. Tomamos el trabajo y con empeño nos dedicamos a sugerir el sitio, y arreglamos lo que se puede. Los que va a suceder muy probablemente es que no tengamos el resultado deseado. Ni nosotros ni el cliente, quien va a confiar en nosotros por un tiempo, y luego, cansado que le mientan con que “¡Hemos logrado un gran progreso, pasamos del sitio 7.365 al 950!”, dejará de ser nuestro cliente.

Este es el peor camino que podemos seguir. En primer término, por una cuestión de respeto, le hacemos gastar bastante tiempo al cliente esperando resultados que nunca llegarán, simplemente porque estamos obstinados en hacer subir al gordo la montaña. Y además, el daño a nuestra reputación será enorme. Tiene que ver con nuestra conducta personal. Si queremos ser grandes en lo que hacemos, hay que tratar hasta el cliente más pequeño como el más importante.

Lo más aconsejable es sincerarse. Recomendarle al cliente un rediseño completo de su sitio, de otra forma lo que busca nunca se concretará. Podremos perderlo en ese momento como cliente, pero hay grandes posibilidades de que retorne a nosotros, cuando vea que otras empresas de SEO no cumplen con lo que prometen, simplemente porque no pueden.

28 julio 2009
Autor admin
Ante el consabido panorama de crisis mundial que nos afecta, la publicidad online es uno de los sectores que, a contramano de las tendencias depresivas de todas las actividades, se perfila como un verdadero boom de crecimiento en el panorama económico. Los números son elocuentes. Cifras recientemente relevadas por el IAB –Interactive Advertising Bureau- han revelado que en España durante 2008 la actividad creció en un 28%, llegando en 2009 a representar el 10 % de la cuota publicitaria total. Esto es mucho, cuando pensamos que las tarifas de publicación en gráfica y televisión son varias veces superiores, y que con lo que una empresa grande gasta en una campaña gráfica, puede costear varias campañas de publicidad online, cuya efectividad puede llegar a ser muy superior.

Ante este incremento de la actividad, todo el sector dedicado a este negocio deberá forzosamente ajustar su performance a las nuevas demandas de los anunciantes. La publicidad online puede llegar a ser tan efectiva como un bisturí en manos de un hábil cirujano. Esta versatilidad está dada por las herramientas disponibles para analizar la segmentación del mercado, y la posibilidad de adecuar el mensaje a las diversas audiencias. La ventaja de este medio es evidente en este sentido, al permitir “customizar” la publicidad por grupos –geográficos y demográficos- y así optimizar el retorno de lo invertido. En esta nueva etapa de desarrollo de la publicidad online, el acento deberá estar puesto en la calidad más que en la cantidad. Por estas causas, las campañas de publicidad online deben incluir la oferta de nuevos contenidos, disponibles para la comunidad. La gente busca información y valor agregado, por lo cual hay que brindárselo.

El cambio de hábitos de los consumidores es una de las causas del repunte de estas actividades. Ahora, el público busca los productos más ventajosos, y el mejor precio, además de calidad del servicio. El único medio que permite comparar rápidamente entre varias ofertas es el medio online.

Para aprovechar las ventajas que ofrece este soporte, es necesario simplificar el proceso de compra, optimizar los medios de pago electrónico y adecuar los sitios a los nuevos gustos, y hábitos de consumo que el público está desarrollando. Estamos ante un usuario más acostumbrado que hace unos años a buscar online la información y los objetos que necesita, que sabe moverse con los buscadores y discrimina antes de pinchar un enlace. Por esta causa, es necesario probar varias veces hasta encontrar la forma de decodificar las necesidades de nuestros potenciales clientes, y así adecuar nuestra oferta a lo ellos demandan.

 

27 julio 2009
Autor admin

Una de las técnicas más tradicionales y que los primeros webmasters solían usar con mucha frecuencia es el intercambio de links. Pero, como todos los temas relativos a SEO, es necesario rever estos conceptos y tratar de ajustarlos a la realidad que vive la Red de Redes hoy día.

La popularidad del intercambio de links como método de mejora del posicionamiento en los buscadores sigue siendo una de las técnicas más económicas y sencillas de implementar, pero requiere tomar ciertos recaudos, destinados a mejorar la conversión de los clicks. Una cosa es generar mucho tráfico y otra muy distinta es lograr ventas de esos enlaces. Un buen consejo para comenzar es realizar una extensa búsqueda de páginas similares y gestionar intercambio de links con ellas. De nada sirve tener un link, por ejemplo, en un sitio dedicado al filósofo griego Aristóteles, si nos dedicamos a la venta de camisetas de fútbol. Sin duda, un enlace intercambiado con un sitio que venda calzado deportivo o balones generará muchas más posibilidades de éxito. Además, nunca intercambiar links con la competencia directa. En este caso pueden pasar dos cosas. Una, que pierdas la pulseada, ya que el sitio de tu competencia puede ser mejor que el tuyo. Dos, no quieres que te asocien a nadie, si buscas convertirte en punto de referencia de tu nicho.

Hay una realidad evidente, cuantas más páginas tengan el link a determinado sitio, mayores serán las chances de generar tráfico hacia esta web. Pero no siempre los motores de búsqueda rastrean las páginas de enlace. En este punto, la generación de tráfico surgirá de que los usuarios encuentren atractivo el link y decidan pinchar en él. Por eso, hay que prestar especial atención al texto y al aviso que se incluye en el link que se va a intercambiar. Por estas causas, el cambio de links sin una estrategia detrás no sirve de mucho. Especialmente cuando intercambiamos con otras páginas que corren serios riesgos de ser penalizados por parecerse demasiado a una link farm o granja de links, es decir páginas sin contenido cuyo único fin es el de linkear a otros sitios.

Esto nos trae a otro punto especialmente importante. El intercambio de links solamente es superado como técnica de posicionamiento en los buscadores en efectividad y generación de tráfico por el intercambio de contenido. Es decir, se procede de la misma forma que para hacer el intercambio de links pero lo que ofrecemos es material de calidad, o intercambio de posteos. Seguro que un posteo inteligente sobre cierto tópico será leído más veces que un pobre link de intercambio. Además el intercambio de notas le da un empuje fenomenal a las métricas, ya que los buscadores indexan mucho más frecuentemente nuestro sitio, a diferencia que con el intercambio de links que era estéril en este sentido.

26 julio 2009
Autor admin

Los enlaces patrocinados son una de las herramientas más útiles de SEM de que disponen los responsables de un sitio para promocionar su web y obtener ventas. Pero ¿cuáles son las expectativas realistas que podemos albergar en cuanto a esta forma de promoción en términos de conversión?

Típicamente, las tasas de conversión se ubican entre un 10 y un 15%, pero algunos sitios logran hasta el 30%, siempre y cuando hagan las cosas bien. Pero estas cifras no son iguales para todos. No es lo mismo la cifra de conversión de un sitio inmobiliario que de uno que venda pendrives o ratones inalámbricos.

Muchos factores inciden en estas cifras. El targetting es uno de ellos. Y la forma más conveniente de afinar el target es con una adecuada selección de las keywords. Una suerte de ley de Murphy puede adecuarse a esta situación. Esas keywords las cuales sentimos que son las correctas, que es una genialidad que se nos haya ocurrido, y que representan nuestro lanzamiento hacia el éxito, por lo general no son las adecuadas, o al menos no son las más adecuadas. La selección de las keywords para los enlaces patrocinados requiere de la misma paciencia de Mendel con sus frijoles, es todo una cuestión de ensayo y error. Y esto impone que estemos muy pendientes de nuestras analíticas.

Otro tema álgido: el valor del click. Esta cuestión puede representar la diferencia entre hacer un muy buen negocio con nuestros enlaces patrocinados o perder dinero monumentalmente. Usemos un poco la lógica. Si ofertas un valor demasiado bajo, Google no le dará tanta importancia a tus enlaces como a los de tu competencia, que tal vez paguen más. En consecuencia, los enlaces de los que más paguen saldrán con más frecuencia y mejor posicionados que los de aquellos anunciantes que paguen muy poco. Y si te vas al otro extremo, y pagas demasiado, perderás dinero. No te alcanzará con las tasas de conversión esperables para recuperar lo invertido.

Como en muchas otras cosas de la vida, la experiencia es clave en la consecución del éxito. Solamente la permanencia de tu campaña te reportará las ganancias deseadas, y seguramente perderás dinero por algo de tiempo hasta ganar. Si eres nuevo en la actividad tus competidores tienen la ventaja de la experiencia. Si tu cuenta de enlaces patrocinados es nueva, probablemente no tengas tan buenos precios como aquellos anunciantes que hace muchos meses que están, o inclusive años. Recuerda que Google premia la permanencia, en muchos aspectos.

 

25 julio 2009
Autor admin

Mucho se ha hablado en diferentes foros y blogs de los clicks fraudulentos que afectan a la publicidad online, tanto de las publicidades de Adsense como los enlaces patrocinados. En el primer caso, el fraude vendría por un abuso intencional cometido al pinchar repetidas veces en tu propio aviso de Adsense, para que Google te pague. Y en el segundo caso, el de los enlaces patrocinados, se trata de pinchar muchas veces en el enlace de tu competencia para que cumpla rápidamente el presupuesto diario. Esto se puede hacer preferentemente por la mañana, entonces te aseguras que los avisos de tus competidores no vuelvan a salir en lo que resta del día.

Los clicks fraudulentos son como las brujas, nadie cree en ellos, pero que las hay, las hay. No se sabe muy bien cuál es el mecanismo subyacente, es decir cómo cumple con su contralor Google, pero ten por seguro que a la menor actividad de clicks fraudulentos de Adsense, la cuenta es cancelada, y los ingresos retenidos, y no solo eso, sino que no podrás volver a sacar otra cuenta. De hecho, le ha pasado a algunos webmaster que “probando” los enlaces de Adsense con el programador del sitio, Google detecto la actividad supuestamente “ilegal” y la cuenta fue dada de baja. No creo que a Google le cueste saber de donde vienen los clicks que se pinchan sobre un enlace, dado que hoy día casi todos tienen IP estática, y es muy sencillo para ellos saber tu ubicación geográfica. Tampoco creo que haya alguien tan ingenuo como para pincharse sus propios enlaces desde el ordenador del living de su casa. El negocio de Google es, justamente, la publicidad online, y nadie le va a ir a papá mono con bananas verdes…

Pero, hecha la ley, hecha la trampa. Hace no mucho Panda, la empresa que se dedica a programas antivirus ha detectado un nuevo worm que se dedica a cambiar los enlaces de los Adsense para dirigir el dinero a determinadas cuentas, desviándolo de su destinatario legal. El Clickbot.a logró infectar nada menos que 34.000 computadoras. Los bots eran controlados a través de varios servidores, y determinaban, por ejemplo el límite máximos de clicks sobre un aviso, y tomaban la precaución de cambiar frecuentemente de IP para no levantar sospechas.

En cuanto al fraude con los clicks sobre los enlaces patrocinados que también puede afectar a las campañas de publicidad online, no hay manera de prevenirse. Nadie puede vivir pendiente de las Analíticas del sitio. Alguna vez deberás salir con tu novia, o ir a comer, o alguna otra actividad propia de humanos. Deberás partir de la base que Google vela bien por tus intereses en este sentido, ya que tiene una gran capacidad para detectar irregularidades, y ante la menor sospecha, tomará cartas en el asunto. Igual, fijarse en las estadísticas a menudo no está de más.

24 julio 2009
Autor admin

Muchos responsables de sitios de pequeñas empresas se ven estimulados por lo accesible de los costos de las campañas de enlaces patrocinados. Es cierto que representan una inversión al alcance de muchos, pero su efectividad depende de múltiples factores, que no siempre son tenidos en cuenta. Esto fundamentalmente sucede cuando se decide hacer una campaña de enlaces patrocinados sin supervisión o asesoramiento de especialistas en SEM, Search Engine Management. Veamos por qué.

Poner enlaces patrocinados es como plantar semillas en un campo. En el caso de que estas germinen, el encargado del campo debe tener claro qué hacer cuando las plantas comiencen a surgir. Debe saber en primer término cuando esperar el nacimiento de las nuevas plantas, cómo es su desarrollo, y cuándo hacer la cosecha. Una vez que tenga la cosecha, ¿qué hace con ella? No la puede almacenar por siempre, y así la analogía puede continuar. Con los enlaces patrocinados sucede lo mismo. ¿Qué hacer con los clicks una vez que empiecen a llegar?

Es necesario preparar los sitios para la optimización de los gastos en enlaces patrocinados. Hay un cambio conceptual en el diseño de los sitios. No es lo mismo cómo se concebía la estructura lógica de un sitio hace cinco años, por ejemplo, que hoy día. Los cambios culturales y de estrategias comunicacionales, no sólo personales sino de las empresas, hace que la forma de presentar la información sea diferente. Los sitios y los espacios compartidos online deben cambiar o perecerán ante la indiferencia de los usuarios. Simplemente, la gente habla y piensa en forma distinta hoy que hace un lustro.

La tradicional estructura “Home + dos o tres páginas + acerca de + contáctenos” ha quedado sobrepasada por la lógica de lo que hoy se conoce como Web 2.0. En consecuencia, los clicks derivados por los enlaces patrocinados deben encontrarse con un sitio que responda a esta nueva lógica. Por ejemplo, un error muy común es hacer terminar todos los links provenientes de los enlaces patrocinados en la home. Esto significará una experiencia frustrante para el usuario.

Una de las virtudes de las que carecen la mayoría de los usuarios es la paciencia. Nada debería estar a tres cliks si lo puedo poner a dos. Imaginemos un sitio de venta online de productos para oficinas. Si el enlace patrocinado responde a “sillas ergonómincas” como keyword, no es necesario que el usuario tenga que pasar por las impresoras láser para llegar a donde quiere. Debe mandarse el link directo a donde el usuario quiere llegar.

Los enlaces patrocinados no son la panacea. Deben responder a una cuidada planificación de márketing y a estrategias de márketing online bien definidas. De esta forma se asegura no solo el retorno de lo invertido sino mayores beneficios.

23 julio 2009
Autor admin

Mucho se ha hablado de la fusión entre Google y Microsoft, o más bien, mucho se he fantaseado a este respecto. Creo que, más allá de las diferencias económicas, el hecho de que estas empresas no vayan nunca a fusionarse se debe a una profunda diferencia ideológica que ambos emporios mantienen. Veamos, para Google, todo el contenido debe ser gratuito, a cambio de publicidad. Para Microsoft, todo debe ser pago. La gente de Microsoft critica a Google porque dicen que confunden cantidad con calidad, pero la verdad final la tendrán los usuarios, quienes se inclinarán finalmente hacia uno u otro modelo.

Realmente, Microsoft, y todo el mundo, debería reconocer que el modelo de publicidad de Google es admirable, y por esta causa las ganancias de este modelo reportan anualmente alcanzan cifras con gran cantidad de ceros. Parecería que esta filosofía de gratuidad rinde sus frutos.

El punto álgido de esta competencia parece estar marcado por el rumor cada vez más instalado del lanzamiento de un sistema operativo de Google. De hecho el rumor se va convirtiendo en anuncio de lanzamiento, y parecería que el Google Chrome OS está a punto de ver la luz.

El nuevo sistema operativo estará basado en Linux, un sistema Open Source, y su orientación será hacia “la nube” es decir el soporte online de toda la información: archivos, documentos, contactos, todo se encontrará online y podrá ser accesible por medio de la cada vez más popular 3G, la banda ancha móvil.

Cómo afectará esto a Microsoft, es hacer futurología. Es cierto que habrá mucha gente dispuesta a probar este nuevo sistema operativo. Pero debemos recordar que Microsoft ha resistido los embates de los sistemas operativos Open Source, como el Linux mismo, y la existencia del MacOS con bastante entereza. No es que la gente ha migrado masivamente hacia estas alternativas, por más que presenten ciertas ventajas comparativas. La estabilidad en la elección de Windows parece sólida.

Microsoft ha dado ciertos espacios en la competencia con Google, como cuando los equipos de fútbol se refugian en su área, dejando grandes áreas descubiertas para el contraataque. La pisada en falso que representó Windows Vista hace suponer que los usuarios se han vuelto mucho más críticos para con los productos que se le presentan, por más que cuenten con el aval de una gran marca como Windows.

Otra pregunta que cabe, ¿cómo convertirá su esquema de publicidad Google  en la producción de su nuevo sistema operativo? Seguramente muchos usuarios, un tanto paranoicos o no, rehusen confiar la integridad de sus ordenadores al Gran Hermano que es Google. La pregunta permanece abierta, porque cuando la limosna es grande…

22 julio 2009
Autor admin

A menudo muchos clientes se preguntan, qué conviene más, aparecer primero en los resultados naturales de Google, o pagar una campaña de Adwords. La respuesta, como casi todas las cosas en esta vida no puede ser unívoca. Semejante decisión depende de varios factores, los cuales trataremos de desentrañar.

Ante todo cabe aclarar que aparecer en buena posición en los buscadores responde a una disciplina llamada SEO: Search Engine Optimization, mientras que todo lo referente a las campañas de Adwords y enlaces patrocinados, tiene que ver con SEM: Search Engine Marketing.

De esta forma, ponemos en aviso a aquellos clientes desprevenidos, que contratan indistintamente uno u otro servicio, que no son lo mismo. Los clientes no tienen obligación de saber qué es cada cosa, ni de hacer un curso intensivo sobre márketing online. Lo que ellos quieren, y es muy loable, es vender.

Por eso, volviendo a la pregunta original, qué conviene más. Veamos, la importancia y significado de cada cosa es muy diferente. Por lo general, aparecer primero en los buscadores no es cosa de un día, ni de un mes, ni de un semestre. Lleva mucho tiempo, dado que uno de los elementos que Google valora más es antigüedad del dominio. Además, debemos calcular que los bots de Google “pasan” cada tres meses, promedio. Es decir, Google releva los dominios periódicamente, así que cualquier campaña tendiente a subir posiciones naturales en Google, hay que pensarla en plazos de más de tres meses.

Ahora bien, hay miles de millones de páginas, eso lo sabemos todos, pero no todas compiten por el mismo nicho. Por ejemplo, si introduzco las keywords “Librerías en Madrid” aparecen 2.220.000 resultados, organizados en 10 por página. En semejante listado, aparecer en el número 50 es muy meritorio, demuestra un cierto esfuerzo por parte del webmaster de ese sitio para posicionar su página en los buscadores. Pero no es muy útil desde un punto de vista comercial, porque muy pocos usuarios llegarán a la página 5 de los resultados, para encontrar lo que desean, una librería en Madrid. A los fines prácticos, sólo resultaría útil salir entre el primer y el décimo lugar, es decir en la primer página de los resultados naturales.

Acá es cuando la SEM tiene un valor agregado importante. Las Adwords nos permiten segmentar nuestro público de forma mucho más eficiente que lo que lo hacen los resultados naturales. Podemos emplear factores geográficos y contextuales que presentan los enlaces patrocinados. Además, seamos sinceros, los enlaces patrocinados tienden a mimetizarse cada vez más con los resultados naturales. Así que el resultado en términos de ROI, retorno de lo invertido, y conversión de los clicks en ventas es mucho mejor que el de los resultados naturales.

Creo que elegir entre uno y otro posicionamiento responde a estrategias diferentes. Por el momento, las Adwords siguen siendo una opción muy conveniente.