21 julio 2009
Autor admin

Recientemente Google le ha dado una nueva vuelta de tuerca a la publicidad contextual. Hasta ahora, ya sabíamos que Google “leía” las páginas por las que navegaba el usuario, y adecuaba los links de los enlaces patrocinados a la naturaleza del sitio en cuestión. Pero ahora, Google, mediante el uso de cookies es capaz de conservar un registro histórico de los sitios visitados por el usuario, ver sus preferencias y por ejemplo, guardar registro de las búsquedas de YouTube. De esta forma la publicidad en Google toma una nueva dimensión.

El tema álgido es que, para muchos consumidores, se trataría de una nueva intromisión a la privacidad de las personas, al guardar registros sin que el usuario lo sepa o lo permita explícitamente. Google también guarda registro de la hora de entrada y salida de los sitios visitados, y qué enlaces se pinchan. Pero, en contrapartida, Google aduce que este cambio es para mejorar la experiencia de publicidad de los cibernautas. La idea es tratar de vincular lo más posible los gustos, intereses y características de las personas con las ofertas de enlaces patrocinados. De esta forma se espera mejorar la efectividad de los enlaces patrocinados y así mejorar sus cifras recaudadas.

La pregunta es, tú como usuario ¿te sientes cómodo con semejante control de tus hábitos en la red? ¿Estamos en presencia de un nuevo Gran Hermano? Cuesta ver un límite claramente delimitado. Todos sabemos que la publicidad ha llegado para quedarse. Es un mal menor, si se lo quiere, pues gracias a la publicidad en Internet, el usuario dispone de gran cantidad de contenidos de calidad en forma gratuita. Pero no todos se sienten completamente cómodos con la idea de ser dirigidos en las acciones que toman. ¿Cuánto deberá pasar hasta que “alguien” determine qué contenido es adecuado para mí y cuál no?

La idea es transformar la publicidad de Google en información, de manera cada vez más eficiente. Pensemos que si los enlaces patrocinados no coinciden con los intereses del usuario, su eficacia será menor. En múltiples ocasiones, la búsqueda de información nos lleva a visitar sitios que de otra forma ni soñaríamos con ver. Por ejemplo, buscando “Recetas para patas de cordero”, puede tranquilamente llevarnos al sitio de un criadero de corderos. En consecuencia, jamás pincharíamos un link que nos lleve a una empresa de servicios veterinarios.

Una mayor eficacia de los enlaces patrocinados es mejor para los Webmaster o las personas a cargo del SEO de un sitio, es mejor para los dueños de los sitios, y en último caso, es mejor para ti como usuario. Pero ¿a qué costo?

20 julio 2009
Autor admin

 

Los coletazos de la recesión mundial azotan todavía la actividad económica en todo el mundo, en casi todas las ramas de la industria. Pero lejos de deprimir sus números, la publicidad en Internet se ha convertido en el nuevo caballito de batalla para tratar de paliar los efectos de la crisis. Históricamente, la publicidad en Internet ha sido considerada un “auxiliar” de los medios de comunicación, con pautas publicitarias, pero sin iniciativa propia, sólo siguiendo los dictados de los hermanos mayores, la gráfica y la televisión. Sin embargo, esta tendencia comienza a cambiar.

Muy lejos de los números en rojo que hoy por hoy son tan comunes, la publicidad online en España ha facturado en el primer trimestre de 2009 un 3.6% más que en igual período de 2008. Los gastos en SEM –Search Engine Marketing- y SEO –Search Engine Optimization han crecido un 5.3%, en iguales períodos. Esto muestra una mayor preocupación por las empresas por lograr una optimización de sus sitios para la publicidad Online, y la adecuación a las exigencias de los buscadores. Además, se ve claramente cómo los enlaces patrocinados se han convertido en una eficaz herramienta de promoción y venta.

Cuáles son las ventajas comparativas de estas campañas online. Muchas, desde lo conveniente por su bajo costo, el dinamismo que tiene este soporte para cambios rápidos de estrategia si el mercado lo requiere y su facilidad de implementación. Los enlaces patrocinados son una herramienta por demás versátil que permiten adecuar la pauta a las vertiginosas condiciones de la actividad.

La conveniencia del mercado publicitario online ha quedado expuesta al caer las formas de negocios tradicionales, modificación impulsada tanto por la crisis, como por los cambios de hábitos y costumbres en los consumidores. Con una fracción de lo que antes una empresa pagaba una plana de publicidad en un diario de primera circulación, puede costear un completo plan de publicidad online, que incluya una campaña de enlaces patrocinados por muchos meses. Sin duda, hoy por hoy, como están planteadas las cosas, la campaña online aportará más ventas que una sola y costosa publicidad gráfica.

Otra de las ventajas de las campañas online y de los enlaces patrocinados, tal vez la más significativa desde el plano de cómo se definen al potencial público comprados, es su capacidad de customización, es decir, de adaptación a la audiencia a quien se destina. De esta forma, el retorno de lo invertido en este tipo de acciones es mucho más alto que el de las campañas publicitarias tradicionales, por su alto impacto y efectividad.

19 julio 2009
Autor admin

Recientemente se han iniciado en los Estados Unidos ciertas acciones legales para controlar la publicidad encubierta en los blogs, otra forma de publicidad en internet. Concretamente, la Comisión Federal de Comercio se ha puesto en estado de alerta por la cantidad de blogs que las empresas comerciales generan para publicidad de sus propios productos.

Con el increíble crecimiento de la Web 2.0, han quedado grandes áreas de la comunicación online “descubiertas” de las regulaciones legales. Esto es cierto. Pero ¿qué es un blog? Para muchos es la forma última de libertad de expresión, es lo que hace Internet lo que es, un lugar que en primer término se ha generado como máxima expresión de las libertades individuales. No son pocos los países que, viendo como las voces en contra de sus gobiernos totalitarios se alzan sin restricciones en la internet, y particularmente a través de los blogs, han tratado de censurar el contenido online, al menos el que está disponible para su propia población, en un intento de tapar el sol con un dedo.

Los blogs se han convertido en un pingüe negocio, en la medida en que han ido evolucionando hacia nuevas formas de publicidad en Internet. Pero a quién le va a caber la responsabilidad de moderar ese contenido, de decir qué es publicidad o qué es verdaderamente la opinión del autor. ¿Quién va a tener la potestad de decir si un blog es un lugar de publicidad pago para una empresa o no?

Se aduce que los blogs carecen de pautas que permitan guiar a los consumidores, para poder discernir si un contenido es publicitario o informativo. Y en última instancia, ¿cuál sería la diferencia? Esto parte de una premisa de subestimación del usuario. Necesita que le aclaren “Ojo, esto que está leyendo, es publicidad”. Pero por más que alguien lea en un blog “Compre la crema antiarrugas XXY. Es una maravilla bajada del cielo. Diez años menos en cinco minutos.”, ¿será suficiente para que la persona salga despedida de su asiento a conseguirse un pote de crema XXY? Me parece que ya todos saben qué es publicidad y qué no, no hace falta que sea discriminado. Es una línea muy delgada, y los límites entre hablar bien de un producto y hacer publicidad en Internet sobre este no están muy definidos.

Es cierto que la empresa de los blogs mueve mucho dinero. Se calcula que en 2009 los blogs facturarán 4,5 millones de euros de publicidad. Actualmente hay más de 112 millones de blogs, y se crean a un ritmo de 120.000 nuevos blogs por día. ¿Cómo puede regularse su contenido sin caer en la censura? ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Autor admin

Desde el día 4 de junio Google Adwords ha adoptado ciertas prácticas que, quedándonos cortos, pueden ser tildadas de controversiales. Desde ese día Google permite incluir dentro de las palabras claves de una empresa, las palabras claves de sus competidores. Para poner un ejemplo, un usuario busca a la empresa XX, pero oh sorpresa, al surgir los resultados de su búsqueda, dentro de los resultados patrocinados aparece el enlace a YY, archirival y némesis de XX.

Detengamosnos unos instantes para analizar las consecuencias de esta nueva reglamentación. Por un lado, permitirá a las empresas más pequeñas que aún están construyendo su marca, competir en el mismo nicho del mercado que grandes empresas ya hace tiempo establecidas. Esto es, si eres la persona encargada del SEO de una de estas empresas, no puedes dejar de aprovechar la oportunidad para llevar tus enlaces patrocinados a un nuevo nivel de exposición, “colgándolo” de las Keywords de tus rivales.

Pero por el otro lado, esto constituye sin duda una clara muestra de publicidad engañosa. Desde el punto de vista del usuario, quien busca cierta información, podemos decir que es al menos desconcertante que dentro de los enlaces patrocinados surjan links que él no buscaba. Esto es sobre todo así para aquellas personas acostumbradas a buscar datos o información en internet y que  suelen “confiar” en los enlaces patrocinados. Sería como si una modesta sastrería se decidiera a poner en las Páginas Amarillas su aviso con el título resaltado “El Corte Inglés”, y más abajo en letras minúsculas “…no somos nosotros, pero queremos parecernos.”

Ciertamente, la decisión ha levantado polvareda. El año pasado, Google ya había puesto en marcha una “prueba piloto” en Europa, lo cual ha llevado la disputa al máximo tribunal: La Corte Europea de Justicia. Ahora, las voces en contra y las amenazas de litigios se levantan en los más de 200 países donde la medida ha sido habilitada.

Como persona especializada en SEO, por más que adentro sienta un pequeño angelito que me susurra al oído “¡No lo hagas que está mal!”, no puedo evitar sacar ventajas de esta nueva práctica para favorecer a mis más modestos clientes. De esta forma, se generarán mayor cantidad de enlaces patrocinados a partir de un cambio en las keywords, simplemente incluyendo las marcas rivales. Visto desde esta perspectiva, es fácil ver como se multiplica el negocio de las Adwords para Google, al levantar estas restricciones y permitir casi cualquier cosa. En otra época, la empresa responsable sería penalizada y su cuenta de Adwords cerrada. Y tú, ¿qué harás con tus sitios? ¿Caerás en la tentación como yo?

17 julio 2009
Autor admin

Vivimos en un mundo altamente informatizado. Internet y las comunicaciones online se han convertido en parte de nuestras vidas, de nuestros hábitos de consumo. Muy pocos de nosotros podríamos estar mucho tiempo alejados de nuestro ordenador, o de nuestro teléfono celular. Es cierto que, como diría mi abuelo, ¿cómo hacía la gente hace cincuenta años, sin internet y sin celular? Pero la realidad ahora es bien diferente. Ya así como los hábitos de la población van para ese lado ahora, así también los negocios.

Poco a poco todos las empresas, desde las más grandes a las más pequeñas, hasta las unipersonales, van contando con su propio sitio web. En la península Ibérica aún quedan grandes mojones de población rural o semi rural que se resisten a estos cambios tecnológicos. Pero el avance de las nuevas tecnologías es incesante. De esta forma, el número de sitios web, la cantidad de usuarios conectados y la actividad en la red han crecido de forma descontrolada.

Como siempre, las regulaciones legales suelen estar varios años atrasadas en el seguimiento de los nuevos hábitos y costumbres sociales. Debieron pasar varios años luego del nacimiento de la televisión para que los sistemas legales se adapten a la publicidad de los canales, y se elabore un marco regulatorio. De la misma forma, la publicidad en internet aún carece de un marco legal internacional, de una jurisprudencia que contemple estas nuevas formas de comunicación y promoción, aunque algunos países se encuentran adelantados en las normativas que controlan esta actividad.

La realidad es que, si no se controla desde un comienzo, las monstruosas dimensiones de la Red de Redes harán muy difícil hallar una manera de evitar las prácticas deshonestas en lo que a publicidad en internet se refiere. Una vez que el gigante se despierta ¿quién le pone el cascabel al gato?

Como en muchos otras actividades, la autoregulación de la publicidad en internet parece ser la solución a estas cuestiones. Nos referimos a que las mismas empresas que sustentan este formato –como los portales Google, o Yahoo, o Microsoft- van buscando formas de preservar la veracidad y la ética en las actividades de promoción y publicidad en internet. Tal es así que cuando Google, por ejemplo, detecta alguna práctica que ellos mismos consideran indebida, el sitio es baneado y no vuelve a aparecer en los buscadores –por ejemplo como ha pasado con la cadena de hoteles AC.

¿Crees tú que existe una ética que debe regular la publicidad en Internet, o es como dice el refrán: “En el amor y en la guerra todo se puede”?

16 julio 2009
Autor admin

 

La pregunta planteada es la siguiente. Una vez que encaras una campaña de publicidad en Google, ¿tienen la misma efectividad los avisos del costado derecho, que los que aparecen arriba de los resultados naturales?

 
Una consultora –Gea IPC- ha determinado que no. Esta empresa realizó un estudio acerca de los movimientos de los ojos de los usuarios al buscar información en internet. Sucede que los usuarios más jóvenes, desprecian los Adwords que aparecen al costado, porque de alguna manera se han inmunizado al constante flujo de publicidad con que son bombardeados en la internet. Es decir, los usuarios ya saben que los links del costado son publicidad. En consecuencia, estadísticamente los links de la parte superior de los resultados naturales tienen más clicks.

 
Google gana dinero cuando un Adword es clickeado. Por eso, ellos mismos, si tus avisos no rinden los frutos deseados, te lo harán saber. Esto no es porque son buena gente y quieren darte una mano –tal vez sí lo sean, pero no es por eso que te avisan de tu baja efectividad. Simplemente, el espacio en Google cuesta dinero, y si tu link permanece inactivo, a ellos no les conviene.

 
De hecho, el servicio de publicidad en Google cuenta con poderosas herramientas online que te permiten generar los cambios necesitados para darle efectividad a tus anuncios. Ellos mismos, si tus palabras claves no sirven, te invitarán a cambiarlas para que finalmente tu inversión en publicidad tenga los resultados previstos, y así te estimulan a continuar siendo su cliente.

 
En general la nueva pauta de consumo de los usuarios implica que la publicidad se transforme en información. Cada vez menos gente cae con los avisos tradicionales, esos famosos eslogans pegadizos, o palabras que atraigan indiscriminadamente la atención de la gente. Los usuarios que buscan información es justamente eso lo que quieren, pues se encuentran “entrenados” en la búsqueda de datos en internet. Ya sabemos que la paciencia es un don proverbial, de la justamente los cibernautas carecen en su mayoría. El que busca algo en Google lo quiere ya, a mano, a menos de dos clicks. Por esta causa tus palabras clave deben ser lo más informativas posible del nicho que tu empresa ocupa. Si son demasiado genéricas, perderás dinero en tu campaña de publicidad en Google, dado que pagarás por clicks que nunca se transformarán en ventas. Google tampoco quiere esto. Ellos también buscan la máxima efectividad de sus productos.

15 julio 2009
Autor admin

Bueno, por fin te has decidido, y has contratado una campaña de Google Adwords. Te sientes satisfecho con tu decisión y esperas que en cualquier momento tu sitio explote de visitas. Pero aguarda, hay muchos factores que debes considerar a fin de sacar la máxima efectividad de tu inversión.

En primer término, cuando contratas tu cuenta de publicidad en internet, Google dispone de una herramienta online para sugerirte las Keywords. Recuerda que las keywords no deben ser una decisión tomada para siempre. La misma cuenta de Adwords te permite analizar la eficacia de cada una de ellas, para que veas cuáles te han generado más visitas. Por supuesto, si vas cambiando de keywords, recuerda actualizarlo en el html de tu sitio.

Una idea que genera muy buenos resultados es tener varias landing pages, es decir, varias páginas por las que se pueda acceder al contenido del sitio. Si quieres pensarlo en términos de varios sub-index, puedes hacerlo. La idea es que el visitante no tenga que buscar demasiado para acceder al contenido relevante. Tus Keywords y tus esfuerzos de publicidad en internet deben llevar a estas páginas también. No es necesario que todos tus visitantes entren por la home,¿o sí? ¿Cómo has diseñado tú tu sitio?

La importancia de ofertar el precio justo no puede dejar de ser subrayada. ¿A qué nos referimos? Recuerda que tu le pagarás a Google por cada uno de los clicks que tus enlaces patrocinados reciban. Si ofertas demasiado poco, no aparecerás con tanta frecuencia, especialmente si tus keywords son muy genéricas, pues Google preferirá poner otros oferentes que paguen más por sus clicks. Y si ofertas demasiado alto, aparecerás muy a menudo, pero tu tasa de conversión será desastrosa. Esto es, mucha gente hará click en tus ads, pero un muy bajo porcentaje de gente te comprará tus productos. Esto es porque tus Keywords son demasiado genéricas, o porque apareces relacionado a keywords parecidas, pero como has decidido pagar mucho por click, aparecerás con frecuencia en los enlaces patrocinados, sacrificando relevancia –por especificidad de producto, geográfica, etc.

En términos simples, si ofertas demasiado por click, tu inversión en publicidad en internet se transformará en pérdida. Esta noción se evidencia al analizar las cifras del ROI: retorno de lo invertido. Si inviertes cierta cantidad, que te genera ciertas ventas, ¿compensó este gasto la cantidad de objetos vendidos? No sea que esta inversión se transforme en una victoria Pírrica.

14 julio 2009
Autor admin

Las campañas de Adwords son sin duda una de las más poderosas herramientas para lograr los tan ansiados clicks que todos los webmaster añoran. Pero su versatilidad es un arma de doble filo. Sólo los verdaderos especialistas pueden lograr los resultados deseados. La idea es alcanzar la máxima efectividad de nuestra inversión en campañas de Adwords. El foco debe estar centrado no en la cantidad de clicks que nuestros enlaces generen, sino en la cantidad de los mismos que se transformen en ventas efectivas. Sólo quienes manejen los conceptos claves de las campañas de PPC, lograrán que las Adwords sean o una brocha gorda, o el fino pincel del artista capaz de retratar los más delicados detalles de una obra.

Los Adwords son el combustible que mantiene a una página viva. Hoy por hoy, ninguna empresa, sin importar su envergadura, puede prescindir de los enlaces patrocinados. Son la única manera de lograr la visibilidad que nos permitirá estar dentro de la lista de favoritos de nuestros clientes. Pero el camino hasta la meta es bastante largo y tortuoso. Sin dudas llegarás a puntos donde crees que no estás avanzando, y deberás replantear las cosas. La permanencia en este tormentoso mar que es la ciberesfera es una empresa a largo plazo. Debe formar parte de un plan en el que has de trabajar día a día. No es cuestión de pagar una campaña de PPC y sentarse a esperar.

Los Adwords son, en definitiva, una herramienta que te puede asegurar la penetración en tu universo de potenciales clientes, pero una vez que estés allí, los esfuerzos deben redoblarse para asegurarse la permanencia de la marca. Muchos emprendedores descuidan este aspecto, y creen que con tan sólo contratar una campaña de PPC, el éxito está asegurado. Internet, hoy más que nunca, propone constantemente un modelo de relación dialéctica con nuestros clientes. Concretamente, deberás hacerte amigo de la idea de que son ellos los que hacen la Internet.

Ningún empresario que carezca de la “cintura” para adaptarse a las necesidades, deseos y gustos de sus usuarios tiene la menor posibilidad de  sobrevivir. Por más Adwords que pagues, si no sabes interpretar estas tendencias será dinero desperdiciado. Olvídate de esos caducos conceptos de “público cautivo”. La gente se ha liberado, y ahora disponen de infinitas posibilidades para elegir. Hoy  los usuarios se educan, investigan, comparan, y finalmente eligen. Si no les provees exactamente lo que quieren, se irán a buscarlo a otra parte, para no retornar.

13 julio 2009
Autor admin

Una de las tareas más importantes que debemos encarar antes de pensar en el posicionamiento en los buscadores de nuestro sitio es planificar el diseño del sitio. Acá quisiera detenerme, en el momento exacto de la concepción, cuando un emprendedor se dice a si mismo “Tengo una idea extraordinaria. Ahora necesito hacer una página web”.

Aquí está la primera decisión para tomar: la hace uno o contrata un estudio de diseño o un diseñador. Por supuesto, todo depende de varios factores, entre ellos el económico. Si le entregas el diseño del sitio a un diseñador, lo primero que sucede es que pierdes control sobre lo que va a ser tu página. Por más que le llames una vez por hora hasta que te entregue el sitio, siempre va a estar diseñado a su manera.

Si tienes conocimientos de html, Dreamweaver y otros generadores de páginas web con interface WYSIWYG constituyen una extraordinaria herramienta. Dreamweaver por ejemplo es un programa muy versátil y lleno de posibilidades. Nunca intentes diseñar tu sitio con Word, tiene demasiado código, las páginas nunca saldrán profesionales y tardarán años en cargar.

 
En consecuencia, con un poco de maña con html, algo de Java, algo de Action script, ya puedes hacer tu propio sitio profesional. Ahorra el dinero del diseñador, te conviene invertirlo en promoción y posicionamiento en los buscadores de tu sitio. De nada te sirve tener un sitio increíble, si nadie hace click en tus vínculos y no tienes visitas. Lo sensato es largar con un sitio profesional, pero mejorable. Luego, cuando tus visitas exploten, te puedes dar el lujo de pagar un diseñador. ¿Tú qué crees? ¿Cuál es tu experiencia?

 
Hay muchos temas para considerar al momento de diseñar un sitio con la idea de favorecer su posicionamiento en los buscadores. Comenzando por el dominio, sería ideal que incluya al menos una de las keywords. Si quieres elegir un nombre compuesto, no separar con guión bajo, sino con el guión del medio. Por ejemplo http://www.hardware-murcia.com.

 
No olvidar el título de la página. Es increíble cuántos diseñadores expertos se olvidan de poner un título. No queda muy profesional que abras un sitio y el index se llame Untitled_1.htm

 
Las keywords y la descripción son imprescindibles. Detente a pensar en ellos por unos momentos. ¿Qué frase o frases describen mejor la actividad que realizo? ¿Cómo me van a buscar mis potenciales clientes? ¿Qué nichos del mercado quiero ocupar?
Continuaremos con estas interesantes cuestiones más adelante.

10 julio 2009
Autor admin

Creemos tener todo bajo control. Hemos contratado Google Adwords, y con gran expectativa nos dedicamos a analizar las primeras estadísticas que este servicio nos provee. Pero, oh sorpresa, cuando verificamos las estadísticas de tráfico de nuestro sitio y los números que nos brinda Adwords, estos no coinciden. ¿Qué está sucediendo?

Cuando nos enfrentamos en una diferencia con Google, nos sentimos bastante desprotegidos, como David contra Goliat, pero multiplicado por mil, porque ¿quién puede discutir algo con el gigante de todos los gigantes, el dueño de la World Wide Web?
Primero pensemos lo siguiente. Pueden darse varias circunstancias. Que las estadísticas de mi página estén equivocadas, o que Google esté equivocado. No creo que sea el caso de que Google tenga algo particular contra ti y tu modesta página, ni que tampoco tu empresa de hosting lo tenga. Lo que puede pasar es que los dos tengan razón. Pero cómo.

En primer término, conviene repasar las definiciones de tu empresa de hosting acerca de qué es una visita nueva. Cada cuánto una visita de la misma IP se considera nueva. Por ejemplo, estos datos se pueden setear cuando activas tu cuenta de estadísticas del sitio. En algunos casos, si el visitante vuelve en un período superior a los treinta minutos, se considera una nueva visita. En otros casos esto está configurado para que considere una nueva visita recién al otro día.

Además, qué sucede con la gente que comparte el ordenador. Un usuario puede estar logueado en Google con un nombre de usuario, pero al rato viene un familiar y se loguea con su nombre. Para Google, son dos visitas distintas, pues son dos usuarios diferentes que se han logueado. Pero para tu servicio de estadísticas del sitio, al tener la misma IP y no haberse cumplido el lapso para considerarlo una nueva visita, se trata de la misma.

Por supuesto que es importante monitorear los links que entran a nuestro sitio a través de Google Adwords. Pero también es importante ver cuántos de esos contactos se convierten efectivamente en compras. Es a este dato al que debes prestarle la mayor atención. Un par de links más o menos que le pagues a Google, no será una tragedia. Lo importante es ver si esta campaña rinde los frutos deseados. Concéntrate en la efectividad de las Keywords, esa es la parte estadística que debería atraer tu mayor atención.