6:54 | by admin

Mucho se ha hablado en diferentes foros y blogs de los clicks fraudulentos que afectan a la publicidad online, tanto de las publicidades de Adsense como los enlaces patrocinados. En el primer caso, el fraude vendría por un abuso intencional cometido al pinchar repetidas veces en tu propio aviso de Adsense, para que Google te pague. Y en el segundo caso, el de los enlaces patrocinados, se trata de pinchar muchas veces en el enlace de tu competencia para que cumpla rápidamente el presupuesto diario. Esto se puede hacer preferentemente por la mañana, entonces te aseguras que los avisos de tus competidores no vuelvan a salir en lo que resta del día.

Los clicks fraudulentos son como las brujas, nadie cree en ellos, pero que las hay, las hay. No se sabe muy bien cuál es el mecanismo subyacente, es decir cómo cumple con su contralor Google, pero ten por seguro que a la menor actividad de clicks fraudulentos de Adsense, la cuenta es cancelada, y los ingresos retenidos, y no solo eso, sino que no podrás volver a sacar otra cuenta. De hecho, le ha pasado a algunos webmaster que “probando” los enlaces de Adsense con el programador del sitio, Google detecto la actividad supuestamente “ilegal” y la cuenta fue dada de baja. No creo que a Google le cueste saber de donde vienen los clicks que se pinchan sobre un enlace, dado que hoy día casi todos tienen IP estática, y es muy sencillo para ellos saber tu ubicación geográfica. Tampoco creo que haya alguien tan ingenuo como para pincharse sus propios enlaces desde el ordenador del living de su casa. El negocio de Google es, justamente, la publicidad online, y nadie le va a ir a papá mono con bananas verdes…

Pero, hecha la ley, hecha la trampa. Hace no mucho Panda, la empresa que se dedica a programas antivirus ha detectado un nuevo worm que se dedica a cambiar los enlaces de los Adsense para dirigir el dinero a determinadas cuentas, desviándolo de su destinatario legal. El Clickbot.a logró infectar nada menos que 34.000 computadoras. Los bots eran controlados a través de varios servidores, y determinaban, por ejemplo el límite máximos de clicks sobre un aviso, y tomaban la precaución de cambiar frecuentemente de IP para no levantar sospechas.

En cuanto al fraude con los clicks sobre los enlaces patrocinados que también puede afectar a las campañas de publicidad online, no hay manera de prevenirse. Nadie puede vivir pendiente de las Analíticas del sitio. Alguna vez deberás salir con tu novia, o ir a comer, o alguna otra actividad propia de humanos. Deberás partir de la base que Google vela bien por tus intereses en este sentido, ya que tiene una gran capacidad para detectar irregularidades, y ante la menor sospecha, tomará cartas en el asunto. Igual, fijarse en las estadísticas a menudo no está de más.

Deja una respuesta

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.