9:00 | by admin

España se encuentra en un momento de profunda reestructuración de sus modelos económicos y comerciales dada la situación de crisis que ha enfrentado el pasado año. Por ese motivo, uno de los proyectos en los que más énfasis ha puesto ha sido el de la exportación a países emergentes. Muchas empresas exportadoras españolas, que hasta el momento se dedicaban a comerciar con países del continente, han variado el destino de sus productos siguiendo la recomendación de expertos en economía.

La nueva estrategia implica un giro en las ventas de exportación y un nuevo enfoque en países de otros continentes cuyas economías se encuentren en desarrollo. Tal es el caso de Brasil, Rusia o China entre otros. En este contexto el comercio internacional con Rusia ha tenido gran protagonismo este año en los planes exportadores desarrollados a nivel nacional. Específicamente, el Gobierno español ha creado el Plan Integrado de Apoyo a la Exportación y Rusia sería el principal destino del mismo. Este plan tiene como objetivo aprovechar el potencial de los países emergentes en un momento de reactivación económica. Actualmente se lleva a cabo con Estados Unidos, y se está analizando la posibilidad de que Rusia sea el próximo país asociado.

España deberá incentivar el estudio de traduccion al ruso ya que el idioma es un eje fundamental en este tipo de negociaciones. A la vez, deberá llevar a cabo una estrategia de posicionamiento en buscadores en función de aumentar sus posibilidades de contacto con Rusia si su objetivo es reunir cada vez más clientes y mercados, tanto dentro de éste como de otros países emergentes.

Deja una respuesta

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.