9:00 | by admin

El comercio exterior en España ha atravesado una etapa de cambios durante el año 2010. Principalmente debido a la crisis económica, y también en respuesta a los planes de ajuste que han sido aplicados para reducir el déficit fiscal. Los exportadores españoles, tradicionalmente orientados hacia el mercado europeo, han comenzado a virar sus objetivos hacia los países emergentes de acuerdo a este nuevo contexto económico.

La medida adoptada ha resultado muy adecuada hasta el momento y las perspectivas que presenta ya son favorables. Las pruebas están en que para el primer semestre del año, las ventas por fuera del mercado europeo han registrado un aumento del 19%. Esa cifra representa su máximo teniendo en cuanta las cifras de los últimos cinco años, y un total de 10% sobre todas las exportaciones.

El cambio de rumbo que han adoptado los exportadores españoles en este contexto, a su vez se debe a cuestiones coyunturales, que exceden la crisis económica española. En este sentido es fundamental tener en consideración el rol central que tienen los países emergentes en la actualidad, ya que son éstos los principales compradores de las empresas españolas exportadoras. El comercio internacional con Japón, en esta nueva etapa será una de las prioridades comerciales.

El giro del comercio exterior hacia los países emergentes ha sido muy positivo a su vez para generar una diversificación en las exportaciones, que hasta el momento estaban muy concentradas en automoción, productos químicos y bienes de equipo. Éstos rubros representaban tradicionalmente un 60% del total de las ventas al exterior.

Para lograr un aumento en los canales de exportación con Japón, España deberá fortalecer el estudio de la traduccion al japones y poner toda su atención en el posicionamiento en buscadores de Internet, colocando sus productos y servicios en los mercados de la red asiática

Deja una respuesta

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.