9:00 | by admin

El comercio exterior en España ha transitado varios cambios significativos a lo largo del año 2010. En un principio debido a la crisis económica, y por otro lado debido a los planes de ajuste destinados a reducir el déficit fiscal. En este contexto los exportadores españoles, tradicionalmente orientados hacia el mercado europeo, o la llamada “zona euro”, han comenzado a virar sus objetivos hacia los países emergentes.

Las pruebas sostienen que ésta es la medida más acertada a adoptar, ya que durante el primer semestre del año, las ventas por fuera del mercado europeo han crecido un 19%, alcanzando su máximo en cinco años, y en total suman un 10% del total de las exportaciones.

Dentro de la misma línea que ha signado este cambio de rumbo en relación a los exportadores españoles, es importante hacer mención al papel preponderante que juega el auge de los países emergentes, que se constituyen actualmente en compradores preferenciales de las empresas españolas. Entre éstos se encuentran Turquía, Marruecos, China, Oriente Próximo, Brasil, Rusia e India, que son destinatarios de un 10% de las ventas. Por eso, uno de los pilares fundamentales de este nuevo rumbo será el comercio internacional con Rusia.

El vuelco del comercio exterior hacia los países emergentes ha sido positivo también para diversificar las exportaciones, hasta el momento muy concentradas en automoción, productos químicos y bienes de equipo. Éstos rubros representaban tradicionalmente el 60% del total de ventas externas.

Con el objetivo de aumentar los canales de exportación con Rusia, será necesario fortalecer el uso de la traduccion al ruso, así como el posicionamiento en buscadores, de empresas y productos.

Deja una respuesta

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.