9:00 | by admin

La economía española se encuentra en un proceso de cambio y profundización de su modelo de exportaciones debido a la crisis que ha vivido el pasado año. En ese contexto, uno de los principales destinos a los que se ha abocado el país para orientar sus ventas ha sido China.

El comercio internacional con China ha registrado un intercambio bilateral en crecimiento durante los últimos años. Si se toma en cuenta el período que va desde el año 2000 hasta la actualidad, se registra que las exportaciones hacia el país asiático se han cuadruplicado, obteniendo ingresos superiores a los 2.000 millones de euros.

De todos modos, si bien las perspectivas son positivas, aún hay muchos pasos a dar en ésta relación comercial. A pesar de los altos ingresos generados, la balanza comercial aún resulta deficitaria para España. Esto se debe a que China no se encuentra todavía entre los 20 principales inversores extranjeros del país. Para equilibrar la balanza comercial, España debería aumentar sus exportaciones aún más. Ese será el desafío de aquí en adelante. Con las relaciones comerciales ya iniciadas, el camino a recorrer será más simple, pero habrá que lograr una profunda penetración en aquél mercado. No alcanzará únicamente con vender productos o servicios.

Para que España pueda fortalecer sus canales de exportación con China, será necesario incrementar el volumen y la calidad de su participación en el posicionamiento en buscadores en Internet y especialmente en relación a su participación dentro de Baidu en china, que será un recurso muy útil a utilizar como vía de contacto con el gigante asiático.

Deja una respuesta

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.