22:00 | by admin

Mucho se ha hablado de la fusión entre Google y Microsoft, o más bien, mucho se he fantaseado a este respecto. Creo que, más allá de las diferencias económicas, el hecho de que estas empresas no vayan nunca a fusionarse se debe a una profunda diferencia ideológica que ambos emporios mantienen. Veamos, para Google, todo el contenido debe ser gratuito, a cambio de publicidad. Para Microsoft, todo debe ser pago. La gente de Microsoft critica a Google porque dicen que confunden cantidad con calidad, pero la verdad final la tendrán los usuarios, quienes se inclinarán finalmente hacia uno u otro modelo.

Realmente, Microsoft, y todo el mundo, debería reconocer que el modelo de publicidad de Google es admirable, y por esta causa las ganancias de este modelo reportan anualmente alcanzan cifras con gran cantidad de ceros. Parecería que esta filosofía de gratuidad rinde sus frutos.

El punto álgido de esta competencia parece estar marcado por el rumor cada vez más instalado del lanzamiento de un sistema operativo de Google. De hecho el rumor se va convirtiendo en anuncio de lanzamiento, y parecería que el Google Chrome OS está a punto de ver la luz.

El nuevo sistema operativo estará basado en Linux, un sistema Open Source, y su orientación será hacia “la nube” es decir el soporte online de toda la información: archivos, documentos, contactos, todo se encontrará online y podrá ser accesible por medio de la cada vez más popular 3G, la banda ancha móvil.

Cómo afectará esto a Microsoft, es hacer futurología. Es cierto que habrá mucha gente dispuesta a probar este nuevo sistema operativo. Pero debemos recordar que Microsoft ha resistido los embates de los sistemas operativos Open Source, como el Linux mismo, y la existencia del MacOS con bastante entereza. No es que la gente ha migrado masivamente hacia estas alternativas, por más que presenten ciertas ventajas comparativas. La estabilidad en la elección de Windows parece sólida.

Microsoft ha dado ciertos espacios en la competencia con Google, como cuando los equipos de fútbol se refugian en su área, dejando grandes áreas descubiertas para el contraataque. La pisada en falso que representó Windows Vista hace suponer que los usuarios se han vuelto mucho más críticos para con los productos que se le presentan, por más que cuenten con el aval de una gran marca como Windows.

Otra pregunta que cabe, ¿cómo convertirá su esquema de publicidad Google  en la producción de su nuevo sistema operativo? Seguramente muchos usuarios, un tanto paranoicos o no, rehusen confiar la integridad de sus ordenadores al Gran Hermano que es Google. La pregunta permanece abierta, porque cuando la limosna es grande…

Deja una respuesta

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.