1:00 | by admin

En otras ocasiones, ya nos hemos encargado de señalar las oportunidades de crecimiento que ofrece el mercado chino y la consecuente trascendencia asignada al comercio internacional China. Independientemente de la dimensión y el alcance de sus objetivos, cualquier compañía puede emprender la travesía de instaurar su marca en el gigante asiático. Las opciones para encaminar este desafío son de las más variadas. Una estrategia recomendada por todos, es implementar un eficaz posicionamiento en buscadores de la Web, ya que le permitirá instalar el nombre de su empresa en el consciente colectivo.

Algunas indicaciones a tener en cuenta por parte de los empresarios para que exportar al mercado chino no sea una utopía, son las siguientes:

– Conocer el mercado. Supone tener pleno conocimiento en relación a la competencia (local o internacional), estar al tanto de cuál es la mejor zona para comenzar a exportar, saber cómo posicionar el producto, conocer las correspondientes leyes y normativas que reglamentan el comercio en la región destinataria, entre otros.

– Método de acceso. Los procedimientos son de los más variados, por ejemplo por intermedio de oficinas representativas, acuerdos de licencia o a través de la inversión directa.

– Requerimientos por parte de la compañía. Una empresa que desee desarrollar su actividad en un mercado extranjero como el de China, debe tener bien en claro el tiempo de permanencia en el país, la inversión que se va a requerir, la preparación adecuada de los recursos humanos (especialistas en su actividad, nociones de la traduccion chino, etc.), el potencial de desarrollo de la empresa, entre otros.

Deja una respuesta

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.