2 febrero 2011
Autor admin

Crear una buena estrategia orgánica o natural de posicionamiento en buscadores resulta esencial, hoy en día, en cuanto a la promoción web; cuando se trata de información, los usuarios de Internet suelen confiar mucho más en los resultados que arrojan los buscadores en la zona gratuita, que en los enlaces patrocinados, ya que a estos últimos se les nota más la intención comercial.

Para desarrollar una buena maniobra natural de posicionamiento en buscadores la clave está en la gestión de contenidos, que en caso de ser de calidad, generarán enlaces entrantes también naturales. Mediante la elección estratégica de palabras claves, puestas en contexto de modo interesante y entretenido en artículos pertinentes, relativos al nicho de mercado de la página web a posicionar, es posible empezar a pensar en un aceptable procedimiento de promoción en buscadores.

Es conveniente, en este sentido, que las páginas webs posean blogs de actualización periódica, con publicaciones que respondan al interés de los usuarios o potenciales clientes. Esto no sólo apunta a la fidelización del usuario, sino también a un mejor posicionamiento en buscadores (gracias a la mayor densidad de las keywords en el total de la página). Debemos recordar que los motores de búsqueda como Google, a la hora de generar una SERP (que son las páginas de resultados que arrojan los buscadores), ubicarán más arriba a aquellas páginas que contengan más artículos sobre las frases clave buscadas (pos supuesto que este no es el único parámetro de posicionamiento, la antigüedad del sitio y la cantidad de enlaces entrantes también determinan la ubicación).

19 julio 2009
Autor admin

Recientemente se han iniciado en los Estados Unidos ciertas acciones legales para controlar la publicidad encubierta en los blogs, otra forma de publicidad en internet. Concretamente, la Comisión Federal de Comercio se ha puesto en estado de alerta por la cantidad de blogs que las empresas comerciales generan para publicidad de sus propios productos.

Con el increíble crecimiento de la Web 2.0, han quedado grandes áreas de la comunicación online “descubiertas” de las regulaciones legales. Esto es cierto. Pero ¿qué es un blog? Para muchos es la forma última de libertad de expresión, es lo que hace Internet lo que es, un lugar que en primer término se ha generado como máxima expresión de las libertades individuales. No son pocos los países que, viendo como las voces en contra de sus gobiernos totalitarios se alzan sin restricciones en la internet, y particularmente a través de los blogs, han tratado de censurar el contenido online, al menos el que está disponible para su propia población, en un intento de tapar el sol con un dedo.

Los blogs se han convertido en un pingüe negocio, en la medida en que han ido evolucionando hacia nuevas formas de publicidad en Internet. Pero a quién le va a caber la responsabilidad de moderar ese contenido, de decir qué es publicidad o qué es verdaderamente la opinión del autor. ¿Quién va a tener la potestad de decir si un blog es un lugar de publicidad pago para una empresa o no?

Se aduce que los blogs carecen de pautas que permitan guiar a los consumidores, para poder discernir si un contenido es publicitario o informativo. Y en última instancia, ¿cuál sería la diferencia? Esto parte de una premisa de subestimación del usuario. Necesita que le aclaren “Ojo, esto que está leyendo, es publicidad”. Pero por más que alguien lea en un blog “Compre la crema antiarrugas XXY. Es una maravilla bajada del cielo. Diez años menos en cinco minutos.”, ¿será suficiente para que la persona salga despedida de su asiento a conseguirse un pote de crema XXY? Me parece que ya todos saben qué es publicidad y qué no, no hace falta que sea discriminado. Es una línea muy delgada, y los límites entre hablar bien de un producto y hacer publicidad en Internet sobre este no están muy definidos.

Es cierto que la empresa de los blogs mueve mucho dinero. Se calcula que en 2009 los blogs facturarán 4,5 millones de euros de publicidad. Actualmente hay más de 112 millones de blogs, y se crean a un ritmo de 120.000 nuevos blogs por día. ¿Cómo puede regularse su contenido sin caer en la censura? ¿Quién le pone el cascabel al gato?